Ruta 4. Seixo Branco. Naturaleza

Datos técnicos Naturaleza Historia Turismo Fotos y vídeos Descargas
 

Costa de O Seixo Branco

Esta ruta recorre los espectaculares escarpados de la costa, con numerosos entrantes y salientes. En ellos se puede observar el filón blanco de cuarzo, O Seixo Branco, y un par de islotes: O Marolete y A Marola. Esta combinación de elementos moldeados por el viento ha logrado la catalogación de Lugar de Interés Comunitario (LIC) en la Red Natura 2000 y Monumento Natural.

La perspectiva panorámica permite contemplar el cabo Prior, la ría de Ares y la ciudad de A Coruña salpicadas por la inmensidad del mar.

Resultan interesantes, además, las formaciones geológicas que se dan en los acantilados, cuevas marinas denominadas furnas, originadas por la erosión superior del viento y la erosión inferior del mar. Con el oleaje, el agua se canaliza por estas cavidades y se acelera debido al estrechamiento de éstas, saliendo en forma de chorro pulverizado. Entre ellas cabe destacar A Regocha, Ollo pequeno, Ollo grande, etc.

Furna

El clima oceánico húmedo logra mantener unas temperaturas poco fluctuantes a lo largo de todo el año. Esta influencia costera también da forma a la flora, predominando el matorral rastrero y almohadillado adaptado a las embestidas del viento. Entre las plantas que habitan en los salientes graníticos está la Armeria pubigera y una especie muy predominante, el tojo (Ulex europaeus) que da un color amarillo uniforme en primavera. Un endemismo del litoral occidental ibérico presente en estas costas es la Angellica pachycarpa, una planta perenne que alcanza un metro de altura.

La fauna que acompaña a estos escarpados está compuesta principalmente por aves marinas, como la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis). Se pueden observar desde los acantilados los espectaculares vuelos del halcón peregrino (Falco peregrinus).

Armeria pubigera

Las zonas arbustivas también albergan colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros) o currucas rabilargas (Sylvia undata). Al inicio de la ruta y más alejado del implacable viento, hay formaciones más boscosas, pinares combinados con individuos aislados de especies autóctonas como laureles (Laurus nobilis) o robles (Quercus robur).

© Consorcio das Mariñas

Top