Ruta 2. Ríos de Cambre. Naturaleza

Datos técnicos Naturaleza Historia Turismo Fotos y vídeos Descargas
 

Cambre presenta un clima de influencia oceánica aunque prácticamente carece de costa y ésta se restringe al término de O Temple. Este clima atlántico húmedo mantiene temperaturas suaves a lo largo del año.

Puente de madera sobre el río Mero

Todo el municipio está bañado por diversos ríos; el Mero y sus afluentes atraviesan el término de este a oeste y vierten sus aguas en el embalse de Abegondo-Cecebre. La ruta recorre tres de ellos por lo que se caracteriza por la presencia de flora de ribera y bosques de galería. Estos bosques constituyen las formaciones que acompañan a los ríos en primera y segunda línea, y sus raíces son imprescindibles para el mantenimiento y la retención de la orilla, que intenta ser arrastrada por el cauce. Pese a ser resistentes al agua son muy vulnerables a la actividad humana y la alteración del cauce o su modificación puede implicar que no se desarrollen y sean desplazados por especies alóctonas menos específicas.

Sin embargo, en este caso, la actividad humana y el uso del suelo han impedido la formación propia de bosques grandes de castaños (Castanea sativa) y robles (Quercus robur) estando diseminados y reducidos, sustituidos en muchas ocasiones por pinos y eucaliptos. Predomina en su lugar vegetación hidrófila y acuática de menor porte como carrizales (Cortaderia selloana) considerados como plantas invasoras en zonas alteradas, espadañas (Typha latifolia), nenúfares (Nymphaeaceae sp), etc.

Martín pescador

Esta diversidad de hábitats, los tramos fluviales y el embalse de Abegondo-Cecebre han permitido el desarrollo de gran variedad de fauna, principalmente ornitológica. En ellos podemos encontrar especies como el andarríos (Actitis hypoleucus), muy común en Galicia, aves indicadoras de calidad ambiental como el martín pescador (Alcedo athis), etc. Están presentes distintas especies de córvidos como cornejas (Corvus corone) y arrendajos (Garrulus glandarius), estos últimos muy peculiares por su llamativo plumaje de color marrón claro y alas negras con manchas listadas de azul metalizado. También hay aves rapaces, algunas de ellas muy abundantes como los ratoneros (Buteo buteo), que resultan fáciles de observar posados en algún poste eléctrico. Las rapaces nocturnas son difíciles de ver por sus hábitos, pero es fácil escuchar su reclamo desde la distancia. Entre ellas, cabe destacar la lechuza (Tyto alba) y el cárabo (Strix aluco).

La diversidad de mamíferos es importante; hay especies acuáticas como la nutria (Lutra lutra) que, aunque es difícil de observar, su rastro es fácil de localizar en los bordes del cauce, y especies preferentemente forestales como el zorro (Vulpes vulpes), el tejón (Meles meles) o la gineta (Genetta genetta).

Nutria

Este medio claramente fluvial está muy alterado por el empleo del suelo por lo que la variedad de anfibios es menor de la que existiría en condiciones óptimas, aunque debe destacarse la rana patilarga (Rana iberica), endémica de la península Ibérica.

En el transcurso de la ruta pueden cruzarse algunos reptiles delante del sendero; entre ellos, luciones (Anguis fragilis), lagartos sin patas completamente inofensivos y muy abundantes en Galicia.

© Consorcio das Mariñas

Top