Ruta 2. Ríos de Cambre. Historia

Datos técnicos Naturaleza Historia Turismo Fotos y vídeos Descargas
 

La historia de la comarca parece remontarse al Neolítico aunque los vestigios más significativos pertenecen a la Edad de Hierro con la existencia de varios castros. Estos castros responden a la morfología típica de la cultura castreña gallega. Están situados en lugares elevados donde se ubicaba un poblado de casas circulares rodeadas por un muro defensivo con terraplenes y terrazas. En Cambre se conserva una docena de castros que muestra indicios de muros y terraplenes, siendo el más representativo por su grandeza y situación, el castro de Sigrás, que domina los valles del río Mero y del Gaiteiro.

La influencia castreña y prerromana ha dado forma a interesantes leyendas que giran en torno a Cambre en mayor o menor medida. Una cuenta que desde el altar de la iglesia de Santa María existía un pasadizo que llevaba directamente al castro situado en sus proximidades. Esto supondría una vía de escape para los monjes benedictinos en caso de peligro. Otra leyenda, “El pozo de la campana”, cuenta que una enorme campana oculta en el río Mero, a los pies del castro, solo suena cuando va a ocurrir algún peligro.

También se han encontrado restos de una posible villa romana que quizá emplease las estructuras castreñas por su situación estratégica y las vías de comunicación asociadas a necrópolis megalíticas. Existen restos de una calzada romana que se dirigía desde A Coruña a Betanzos, atravesando el Mero.

En la Alta Edad Media es probable que estas tierras sufriesen incursiones vandálicas de piratas normandos y posteriormente por los califas musulmanes de Córdoba.

Los primeros registros documentados se deben a la construcción de una iglesia en un lugar conocido como “Calambre” y cuya dote otorgada a dicha iglesia abarcaba la villa de Cambre y sus alrededores. Además, se convirtió en ruta de paso de peregrinos y mercancías, por lo que los caballeros templarios controlaron y protegieron el camino a lo largo de su recorrido

Santa María de Cambre

Según los historiadores, fueron éstos o el monasterio benedictino de Santa María de Cambre los que dieron nombre al municipio. Este monasterio, levantado en el siglo XII, está ligado a los templarios, que tenían su castillo-fortaleza a la orilla del puente del Burgo, hoy parroquia del Temple; adquirió así gran importancia el Camino Inglés que llevaba hasta Santiago de Compostela.

Es una de las iglesias más importantes de Galicia, considerada como una de las joyas del arte románico gallego del siglo XII y la única iglesia parroquial gallega con planta catedralicia. Fue mandada construir por la familia de Traba sobre restos romanos y de la Alta Edad Media (932). La iglesia actual es un templo con planta de cruz latina con tres naves, cruceiro y girola con capillas. En el siglo XVII sufrió varias modificaciones. Se debe mencionar la pila bautismal conocida como la Hidria de Jerusalén. Está clasificada como Monumento Nacional y posee un gran valor histórico-artístico.

En la parroquia de Bribes se estableció el monasterio de San Ciprián. De éste queda la casa rectoral de planta rectangular y chimenea de granito, con un palomar y un hórreo. Está rodeada de un muro de mampostería con un portalón y el escudo de San Martiño Pinario.

Monasterio de San Ciprián

En el transcurso de la ruta, en el Valle de Lema, se observa la iglesia de San Paio de Brexo, una construcción del siglo XVIII. En el cruce de caminos situado enfrente se yergue un interesante cruceiro que quizá señale una variante del Camino de Santiago. En la base que sujeta un fuste cilíndrico están esculpidas dos vieiras y se trata de uno de los cruceiros más antiguos del ayuntamiento, mezclando el románico avanzado con formas próximas al barroco.

En todo el municipio de Cambre hay numerosos pazos, hermosas casas señoriales como el pazo de Anceis construida en el siglo XVII y de estilo barroco. Además, este paisaje fluvial ha dado pie a la construcción de numerosos molinos. Estas construcciones rurales proliferaron a la par que se introducía el maíz en la región. Son edificios de piedra alhaja próximos a pequeñas cascadas.

Molino de Peiraio

En esta ruta pasaremos junto al molino de Peiraio que da nombre al puente próximo. Su construcción es modernista, sigue en funcionamiento y está muy bien conservado. Se caracteriza por tener una rueda vertical exterior y dos ruedas dentadas que sirven para el movimiento circular de la muela. En el lugar hubo una ermita, cuyo abad Gudesindo de “Pireaio” recibió en el año 917 una donación del rey Ordoño II. El significado del término equivale a “muelle” y es probable que llegasen embarcaciones con mercancías o pasaje al lugar.

Por último, se debe mencionar que la zona de Cecebre se hizo famosa gracias a que inspiró al escritor Wenceslao Fernández Flórez en su obra “El bosque animado”.

© Consorcio das Mariñas

Top